John Perkins, el sicario económico.

¿POR QUÉ TENEMOS MOTIVOS PARA DETESTAR A LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA? En 2004 se produjo un acontecimiento extraordinario: John Perkins, ex sicario arrepentido de la oligarquía financiera occidental, publicó el libro Confessions of an Economic Hit Man. La obra ha sido traducida al castellano bajo el título Confesiones de un gángster económico (2005). Perkins explica que era un agente de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de los EEUU) pero formalmente trabajaba para la empresa privada, de manera que si sus actividades criminales daban lugar a algún tipo de escándalo público, el gobierno estadounidense no se viera implicado y pudiese atribuir los hechos a delincuentes particulares. Esta coordinación cómplice entre gobiernos y capitalismo no es casual, sino que forma parte de las pautas de conducta estratégicas habituales del neocolonialismo occidental. Sin embargo, el Estado privatizado de la oligarquía no deja de permanecer omnipresente: desde los años 70 del siglo pasado ya se conocían las fechorías de la red ECHELON. Pocos años después de publicarse la crucial obra de Perkins, Julien Assange, Chelsea Manning y Edward Snowden revelaron la existencia de una industria de vigilancia masiva. Snowden popularizó las siglas NSA en todo el mundo al desvelar (2013) las actividades criminales de este organismo estatal (y en concreto los programas de vigilancia masiva PRISM y XKeyscore) en virtud de las cuales millones de personas, incluidos dirigentes políticos y empresariales no-estadounidenses, pero también ciudadanos de a pie, tenían sus teléfonos y conversaciones privadas invervenidos por el Gran Hermano. Ahora bien, sólo la obra de Perkins permite aprehender una visión de conjunto del marco político-económico neocolonial e imperialista a cuyo servicio se habían puesto los instrumentos de control denunciados por Assange, Manning y Snowden. Perkins resume los protocolos utilizados por el gobierno de los EEUU, el Banco Mundial, el FMI y otras agencias de la oligarquía financiera en los mismos términos que su formadora, una tal Claudine (¿nombre supuesto?): «Tu trabajo —dijo— consistirá en estimular a líderes de todos los países para que entren a formar parte de la extensa red que promociona los intereses comerciales de Estados Unidos en todo el mundo. En último término esos líderes acaban atrapados en la telaraña del endeudamiento, lo que nos garantiza su lealtad. Podemos recurrir a ellos siempre que los necesitemos para satisfacer nuestras necesidades políticas, económicas o militares. A cambio, ellos consolidan su posición política porque traen a sus países complejos industriales, centrales generadoras de energía y aeropuertos. Y los propietarios de las empresas estadounidenses de ingeniería y construcción se hacen inmensamente ricos» (Confesiones de un gángster económico. La cara oculta del imperialismo americano, Barcelona, Books4pocket, 2009, p. 17). La realidad, empero, como argumenta y acredita Perkins a lo largo del libro, es mucho más cruel que la cínica descripción de la «amiga americana». ¿Qué sucede, por ejemplo, si un dirigente político se niega a aceptar a la benevolente ayuda estadounidense? Tras los sicarios económicos esperan. en efecto, los chacales para eliminar al díscolo. Según Perkins, ése fue el caso del presidente de Ecuador, democráticamente elegido, Jaime Roldós. Pero si la eliminación física del disidente fracasa o no es suficiente para someter el país rebelde a los intereses oligárquicos, el gobierno de los EEUU orquestará los oportunos «crímenes contra la humanidad» y las correspondientes protestas populares que justifiquen un derrocamiento interno por la fuerza o, incluso, una intervención militar humanitaria de las «Naciones Unidas«. Impostura global. Hete aquí, en una palabra, la horrenda verdad sobre la «democracia» y los «derechos humanos» con que, desde hace setenta años si no antes, nos lavan el cerebro los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. 

LA HISTORIA DE EEUU ES EL EXPEDIENTE POLICIAL DE UN ASESINO EN SERIE

EL MUNDO DESDE LA PERSPECTIVA HERÉTICA

A contuinuación enlazamos una entrevista a John Perkins realizada por DemocracyNow y publicada en Youtube el 26 de febrero de 2009:

Para un breve acercamiento a los contenidos de la obra de Perkins, cfr. los siguientes videos:

Un testimonio impresionante que justifica el planteamiento de ciertas preguntas incómodas. Por ejemplo: cuando desembarcaron en Normandía el verano de 1944, ¿venían los norteamericanos a liberar Europa (y el mundo, amenazado por Hitler), como en la bahía de Cochinos, de la tiranía de Fidel Castro, o como en Venezuela, de la tiranía de Hugo Chavez/Nicolás Maduro, o como en Siria, de la tiranía de Bashar el-Assad, o como en Irak, de la tiranía de Sadam Hussein, etcétera? ¿Qué fiabilidad podemos conceder al relato de las armas de destrucción masiva que los vencedores de la Segunda Guerra Mundial nos han inculcado sobre esa crucial etapa de nuestra historia? 

¿Cuál es realmente la verdad? Porque la oligarquía no sólo esclaviza a la gente, no sólo destruye naciones, pueblos, culturas y ecosistemas, no sólo saquea, explota y asesina, sino que, ante todo, pisotea la verdad y nos convierte en títeres espirituales de la imbecilidad bíblica para corderos inocuos y obedientes del canallesco Consenso de Washington. ¡La oligarquía succiona toda forma de dignidad humana a cambio de… ¿una hamburguesa McDonald’s?!

LA RESERVA FEDERAL DE EEUU ES UN OLIGOPOLIO DE BANCOS PRIVADOS CONTROLADO POR LA OLIGARQUÍA SIONISTA

Pues bien, en CARRER LA MARCA no aceptamos la versión-reflejo condicionado pavloviano sobre el pasado de Europa evacuada por la abyecta oligarquía sionista. Los testimonios de sus propios arrepentidos —citaremos a muchos más— nos fuerzan a poner en cuestión el tópico de que los mil soldados estadounidenses caídos en la playa Omaha bajo la ametralladora de Heinrich Severloh fueran nuncios y víctimas sacrificiales de la «libertad», cuyos santos cuerpos descansan en el cementerio de Arlington, por cuanto quizá fueran otra cosa, como poco harto más dudosa. Ya no vemos el universo sólo desde el lado de quienes desembarcaron, sino también desde el de quienes defendieron los búnkeres de la playa. Queremos saber cómo se muestran retrospectivamente los hechos históricos y la actualidad más rabiosa bajo dicha perspectiva, hasta el día de hoy aterradoramente herética.

Nosotros ya no somos, en definitiva, creyentes en la causa de la (pseudo) «libertad» liberal (¿?). El Consenso de Washington hiede a fraude, crimen, explotación, esclavitud e indignidad. La estatua de la libertad es hoy, ya, un montón de mierda. Hemos iniciado, desde el kilómetro cero de la duda metódica cartesiana en materia informativa, otro camino. Hemos emprendido la larga marcha que comienza en el CARRER LA MARCA y conduce a la genuina libertad, individual y colectiva, a saber: aquélla cuyo requisito es la soberanía nacional de los pueblos como fundamento de una verdadera democracia. Y para todas las naciones del mundo, sin excepción.

Figueres, la Marca Hispànica, 31 de octubre de 2021.

LOS ALIADOS EXTERMINARON A 13 MILLONES DE CIVILES ALEMANES

https://carrer-la-marca.eu/wp-content/uploads/2021/10/john-perkins-2.jpghttps://carrer-la-marca.eu/wp-content/uploads/2021/10/john-perkins-2-150x150.jpgSETMANARI CARRER LA MARCAInternacionalUncategorizedcrímenes del liberalismo,imperialismo,john perkins,oligarquía,sionismo¿POR QUÉ TENEMOS MOTIVOS PARA DETESTAR A LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA? En 2004 se produjo un acontecimiento extraordinario: John Perkins, ex sicario arrepentido de la oligarquía financiera occidental, publicó el libro Confessions of an Economic Hit Man. La obra ha sido traducida al castellano bajo el título Confesiones...Semanario online