LA «PRUEBA» FUNDAMENTAL DEL EXPEDIENTE R NO ACREDITA QUE EL AUTOR DE LAS PRESUNTAS NOTAS SEA JOSÉ MARÍA MENA ÁLVAREZ. Una documental con más de 30.000 notas supuestamente redactadas por el ex fiscal José María Mena: hete aquí la característica  aparentemente abrumadora del ER. ¿Cómo se demuestra, empero, que las notas son suyas? Fácil. Bastaría una simple pericial caligráfica. Los autores del Expediente Royuela dicen haber practicado como poco dos (o cuatro o más, la cifra varía). La metodología de dichas periciales consiste en comparar manuscritos originales de Mena con los textos de las pretendidas «notas incriminatorias» de la clínica Morín (u otras). Los presuntos manuscritos originales de Mena aparecen, por ejemplo en el caso de la pericial francesa, bajo el rubro de «documentos de comparación». La pericial acredita únicamente que los documentos de comparación y las notas incriminatorias han sido redactados por la misma persona. Pero sólo si los documentos de comparación fueran de Mena, esa «misma persona» sería Mena. ¿Y cómo sabemos que son de Mena? Pues no lo sabemos. Porque no se trata de documentos oficiales, sino, a su vez, de notas. Primera cuestión: ¿cómo han llegado esas notas a manos de los autores del Expediente R? Según sus propias declaraciones, lo hicieron a través de «topos» que, en ocasiones, caracterizan como «señoras de la limpieza», «sombreros blancos», «colaboradores» y «amigos» de la Guardia de Franco, etc... Sin embargo, la realidad es que no existe ninguna prueba de que los «documentos de comparación» sean de Mena. Insistamos en este punto: la pericial sólo asevera que documentos de comparación y notas incriminatorias han sido escritos por la misma persona. Nada más. Con lo cual, el valor probatorio de la pericial es, a los efectos del ER, totalmente nulo. Ahora bien, sin periciales previas de los documentos de comparación, que brillan por su ausencia, todo el Expediente Royuela derrúmbase como un castillo de naipes. A continuación, enlazamos la pericial caligráfica francesa. Pericial caligráfica de las notas de Mena hecha en Francia en 2006.

CÓMO ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON EL EXPEDIENTE ROYUELA (1). METODOLOGÍA

FALSAR UN DOCUMENTO FUNDAMENTAL DEL EXPEDIENTE R BASTA PARA FALSARLOS TODOS

Cumpliendo con nuestro compromiso en el artículo anterior de esta serie, a saber, Cómo acabar de una vez por todas con el Expediente Royuela (1). Metodología, y acreditado el contexto en que aparece dicho «expediente» —la verdadera trama criminal Gladio que se pretende ocultar— y las motivaciones fraudulentas de sus autores, así como sus mentiras flagrantes en asuntos de muy sencilla verificación, se trata de seleccionar un documento fundamental y demostrar objetivamente que o bien es falso o bien constituye una impostura (fraude) a efectos probatorios. Hemos empezado por las periciales caligráficas dada su importancia probatoria. Daremos por supuesto, pero sólo hipotéticamente, que dichas periciales no son falsificaciones, es decir, que los autores se han desplazado a Francia, Austria y otros lugares para peritar las delirantes «notas incriminatorias» de Mena y que unos peritos han realizado profesionalmente el trabajo encomendado. Ayer mismo, y tras un breve examen, nuestro investigador Jaume Farrerons (PhD) publicaba sus primeras conclusiones en Twitter:

¿Alguno de los seguidores del Expediente R se ha molestado en examinar las periciales caligráficas aportadas? Parece que no.

Y atención, porque aquí viene lo más importante:

Los «documentos de comparación» aparecen al final de la pericial, cuando deberían estar al principio para que todo el mundo pueda verificar, con evidencias incontestables, que se trata de documentos originales de puño y letra redactados por José María Mena. No es así y nadie se ha molestado, al parecer, en clicar las 172 páginas de «notas incriminatorias» (falsas) para echarles una ojeada a esas cruciales piezas de convicción:

Nos hemos descargado la pericial en pdf e imprimido los «documentos de comparación» C-1, C-2, C-3, C-4, C-5 y C-6 (pp. 172-184). Les recomendamos que hagan lo mismo para poder examinarlos con calma. Sobre la procedencia de dichos documentos-C, nos basamos en aquéllo que los propios autores explicaron aquí. En el video que subimos a continuación, una locutora royuelista expone que los autores del Expediente R protagonizaron un conflicto judicial con los fiscales Mena y Jiménez Villarejo, a raíz de lo cual surgió una «enemistad»

Véase minuto 4:47-48. Dicha enemistad se «justificaría» por el hecho de que los fiscales hacían su trabajo y A. R. F. y S. R. S. terminaron en la cárcel. ¡Malvadísimo Estado! Además, al parecer, los autores del ER acusan también al fiscal Mena de asesinar al hijo de A. R. F. y hermano de S. R. S. (hecho que se remontaría al año 1993). Nuevo bulo. Por no hablar de las reformas en el sistema de subastas que hizo imposible la continuidad del negocio de la mafia de subasteros. Todo ello configura, en definitiva, unas circunstancias personalísimas de animadversión visceral hacia los fiscales Mena y Jiménez Villarejo. Motivados por esa «enemistad» [sic], los redactores del ER habrían comenzado a investigar sistemáticamente desde el año 2005 a sus «adversarios» para descubrir felizmente hacia 2019 que misteriosa coincidencia ambos eran capos de la mayor trama criminal de la historia. (El primer video del canal Youtube de S. R. S. es de 16 de julio de 2021). Además, las pruebas incriminatorias habrían quedado ocultasaunque al alcance de las señoras de la limpieza— nada menos que en la clínica abortista del doctor Morín, otra de las fijaciones ultraderechistas de los promotores de la trola. Por si fuera poco, Mena sería un pérfido masón, con lo cual el entero universo mental de la extrema derecha católica podía confluir en un solo fetiche execrable: Mena, hombre (o demonio) de extrema izquierda, chequista (¿a sueldo de Moscú?), masón, ateo, satanista, abortista, psicópata, maltratador (de su hija), amigo del doctor Morín y asesino del hijo/hermano de los autores del ER. (La palabra judío no aparece en los videos del ER porque los tiempos han cambiado y la ultraderecha cristiana es hoy amante de Israel.) En cualquier caso, ¿no les parecen a ustedes demasiadas y de perfecto (sospechoso) encaje las mencionadas disarmonías preestablecidas? Por supuesto, la mentalidad delirante de los autores del ER es compartida por buena parte del sector político reaccionario a quien va dirigido el mensaje/fraude, lo cual garantiza que cinco mil personas se manifiesten en Madrid por un «expediente» que ni siquiera han examinado, pero en cuya autenticidad «creen» como creen en Dios, la resurrección de Cristo, la resurrección de la carne, los milagros del judío Yoshúa de Nazaret, la existencia del diablo, la masonería satánica u otras imposturas bíblicas de signo religioso. Opiniones —fábulas judías— que la sociedad tolera —libertad religiosa— bajo un eufemismo denominado «fe», capaz de amparar, empero, pautas de conducta fanáticas que constituyen demasiadas veces —por expresarlo en términos científicos— auténticos transtornos mentales, psiquiátricos o de personalidad. En este sentido, el Expediente R formaría parte del mismo tipo de fraudes que Q’Anon, Léo Taxil y la masonería satánica, los Protocolos de los Sabios de Sión, el Bar España, etcétera

El Expediente Royuela y el caso Bar España, vidas paralelas.

Envían al banquillo a los difusores del caso Bar España, el mayor bulo contra políticos

Josep Arimany denuncia una campanya d’amenaces i calúmnies a les xarxes

A partir de este momento podrá usted, lector, leer con calma y otros ojos el dossier de prensa judicial de uno de los autores del Expediente R (habrá más dossieres).

EL FRAUDE DE LA PRESUNTA MASONERÍA ATEA, COMUNISTA Y SATÁNICA (2). MASONES CATÓLICOS

DOSSIER DE PRENSA DEL EXPEDIENTE R. 1. A. R. F.

Un juzgado investiga al subastero Royuela por denuncias falsas contra jueces y fiscales

Piden tres años para el subastero Royuela por montar una campaña de falsas denuncias

18 meses de prisión para el subastero Alberto Royuela por presentar denuncias falsas contra jueces y fiscales

Condenan a un subastero por falsas denuncias a jueces y fiscales

El Supremo ratifica la condena contra el subastero Alberto Royuela

Ingresa en Brians Alberto Royuela por denunciar falsamente a fiscales y jueces 

¡Y eso que no había denuncias!

Seguiremos informando.

Figueres, la Marca Hispànica, 13 de mayo de 2022.

EL FRAUDE DE LA PRESUNTA MASONERÍA ATEA, COMUNISTA Y SATÁNICA (3). EL CASO LÉO TAXIL O LA INVENCIÓN DE LA SINAGOGA DE SATÁN

Principios, normas y valores de esta publicación

https://carrer-la-marca.eu/wp-content/uploads/2022/05/expediente-royuela-2-1024x576.jpghttps://carrer-la-marca.eu/wp-content/uploads/2022/05/expediente-royuela-2-150x150.jpgSETMANARI CARRER LA MARCACulturaUncategorizedLA 'PRUEBA' FUNDAMENTAL DEL EXPEDIENTE R NO ACREDITA QUE EL AUTOR DE LAS PRESUNTAS NOTAS SEA JOSÉ MARÍA MENA ÁLVAREZ. Una documental con más de 30.000 notas supuestamente redactadas por el ex fiscal José María Mena: hete aquí la característica  aparentemente abrumadora del ER. ¿Cómo se demuestra, empero, que...Semanario online